LIBRERÍA
PARA
LEER

Un manifiesto

HEMOS VENIDO A
leer
HEMOS VENIDO A
escuchar
HEMOS VENIDO A
pensar
HEMOS VENIDO A
conversar
HEMOS VENIDO A
compartir
HEMOS VENIDO A
bailar
Sabemos
que hay muchas librerías en la ciudad. Nos consta, sin embargo,
que todavía hay más lectores que librerías
Vivimos
una época de incertidumbre, confusión, mentiras, violencia, redes sociales,
cursilería, fachas, fachas cursis, trolls, carriles bici, gluten, emergencia climática,
emoticonos, gastroenteritis, literatura rural, virus
Queremos
una vacuna, más amor, más preguntas, más cosas que brillen, más narrativa feroz,
Queremos
más cosas dichas a la cara, más mundo analógico, más objetos perdurables,
Queremos
más hormigas, más vino natural,
Queremos
más queso, más narrativa victoriana,
Queremos
más motocros y más rugby,
más violines y más trompetas, más viajes y más flores,
Queremos
más visionarios, más extrarradio, más basset hounds, más Sherlock Holmes,
más Antoni de Montpalau,
Queremos
más novelistas del sur, más deep reading y menos lectura en diagonal,
Queremos
más thrillers y menos adverbios acabados en -mente
Denunciamos
las presentaciones aburridas
Denunciamos
la pretensión vestida de largo
Denunciamos
a los trepas
Denunciamos
TripAdvisor
Denunciamos
a los traidores
Denunciamos
a los malos novelistas
Denunciamos
a los malos novelistas que no saben que lo son
Denunciamos
las historias trilladas
Denunciamos
el amiguismo
Denunciamos
a los columnistas costumbristas
Denunciamos
los bares fríos con puertas automáticas
Denunciamos
las modas literarias
Denunciamos
a los postmodernos
Hay
grandes libros
Hay
grandes escritores
Hay
grandes editores
Hay
grandes libreros
Hay
grandes críticos
Hay
grandes preguntas
Hay
grandes temas
Hay
internet
Hay
Dunquerque
Hay
los gramófonos
Hay
los trífidos
Hay
los rusos
Hay
las dalias
Hay
los zapatos ingleses
Hay
los perros ingleses
Hay
los calcetines blancos
Hay
el año 1000
Hay
los bomberos
Hay
las bombers
Hay
el trap triste
Hay
Larry Brown y Harry Crews
Hay
la poesía
Hay
los Housemartins
Hay
el atún
Hay
la ofensiva del Tet
Hay
el vino
Hay
la mostaza
Hay
el chocolate
Hay
el Pervitin y el Eukodal
Hay
Jack The Ripper
Hay
D’Alembert
Hay
Batís Caffó
Hay
la IPA
Hay
las vidrieras de iglesia
Hay
el hardcore melódico
Hay
el death metal nórdico
Hay
el macizo del Garraf
Hay
Onofre Bouvila
Hay
los tatuajes de cárcel rusos
Hay
los prerrafaelitas
Hay
los dips
Hay
el tratado de Brest-Litovsk
etc., etc., etc.
Anunciamos
dos espacios de lectura infinita y cómoda
Anunciamos
estanterías preciosas
Anunciamos
el Espacio Diógenes
Anunciamos
conversaciones a puerta cerrada con escritores favoritos
Anunciamos
más vino y más mortadela
Anunciamos
un perro melancólico
Anunciamos
silencio
Anunciamos
debates encendidos, profundos, divertidos con voces variadas,
Anunciamos
ocultas, olvidadas, del mundo literario de aquí y de allá
Anunciamos
un premio literario a obra publicada
Anunciamos
unas becas de ayuda al ensayo,
Anunciamos
la no ficción, la crónica
etc., etc., etc.
Para nosotros
es un honor y un privilegio abrir FINESTRES y dejar que corra aire fresco y nuevo
por la ciudad
la lectura es la segunda mejor manera de estar vivo.
Sí, nos hemos inspirado en el Manifest Groc.